La Hiperhidrosis axilar

La hiperhidrosis es una enfermedad caracterizada por una excesiva producción de sudor en uno o varios niveles del cuerpo, y suele iniciarse en la infancia o la pubertad y generalmente dura toda la vida si no se realiza tratamiento.

 

Se estima que el 3% de la población padece hiperhidrosis primaria; afecta de igual manera a hombres y mujeres. Hasta el 40% de los afectados tiene otro miembro de la familia con el mismo trastorno, por lo que es una enfermedad hereditaria.

Se cree que se produce por un sobreestímulo del sistema simpático, con independencia de la temperatura ambiental. En sus formas más severas puede provocar hongos, descamación, mal olor, irritación y pigmentación de la piel.

 

Según su origen se distingue:

· hiperhidrosis primaria sin causa evidente, puede iniciarse en cualquier momento de la vida.

· hiperhidrosis secundaria puede deberse a trastornos de la  tiroides, la pituitaria, infecciones, diabetes, tumores, la menopausia o algunos fármacos.

 

 

Se produce en zonas como axilas, palmas de las manos y plantas de los pies.

Aquí nos vamos a centrar en las axilas.

 

Pruebas diagnósticas

 

Los signos visibles de sudoración son notables en la consulta médica pero también se pueden utilizar pruebas para diagnosticar la sudoración excesiva, entre ellas:

· Prueba de almidón y yodo: Se aplica una solución de yodo a la zona que presenta sudoración. Después de secarse, se esparce almidón sobre dicha zona. La combinación de yodo y almidón hace que cualquier parte que presente exceso de sudor se vuelva color azul oscuro. La más usual.

· Prueba del papel: Se coloca un papel especial en la zona afectada para absorber el sudor, y después se pesa. Cuanto más peso tenga, mayor cantidad de sudor se habrá absorbido.

· Pruebas de sangre: Estas pueden ordenarse si se sospecha de problemas en la glándula tiroides u otras afecciones.

 

Tratamiento

 

· Antitranspirantes: Solución de cloruro de aluminio (hexahidratado). es muy probable que resequen o irriten demasiado la piel

 

· Iontoforesis: Consiste en pasar corriente eléctrica de bajo voltaje a través de la piel. Hace que las proteínas superficiales de la piel se coagulen y bloqueen parcialmente los conductos sudoríparos.

 

· Cirugía de axila: Se trata de una cirugía para extirpar las glándulas sudoríparas en las axilas. Los métodos empleados incluyen láser, curetaje (raspado), escisión (corte) o liposucción. Estos procedimientos se realizan utilizando anestesia local.

 

· Simpatectomía por videotoracoscopia: Es una operación que se realiza con anestesia general.  Se realiza a través de una única incisión de 1 cm a nivel axilar, a través de la cual se introduce un  toracoscopio a través del cual se secciona el tronco simpático a un nivel u otro dependiendo de la zona a tratar.

               

· Fármacos: Ciertos fármacos pueden prevenir la estimulación de las glándulas sudoríparas. Se recetan para ciertos tipos de hiperhidrosis como la sudoración excesiva en el rostro

 

· Botox®: La toxina botulínica tipo A se usa para el tratamiento de la sudoración intensa en las axilas. Esta afección se llama hiperhidrosis axilar primaria. La toxina botulínica se inyecta en la axila para bloquear temporalmente los nervios que estimulan la sudoración.

 

Toxina botulínica

 

El tratamiento con la toxina botulínica, nuestro tratamiento de elección,  es muy sencillo y rápido de realizar. Es seguro y muy bien tolerado por el paciente.

 

Tras realizar la prueba del almidón-yodo para determinar la zona en la que se produce mayor cantidad de sudoración, se procede a la infiltración de la toxina mediante microinyecciones que no requieren anestesia.

El paciente debe evitar el uso de desodorantes en las siguientes horas, así como el ejercicio intenso y la sauna.

Comenzará a notar el efecto de la reducción de sudoración en los primeros días.

Se le cita para control a las 2 semanas.

  

Suele realizarse una vez al año , por lo que una sesión suele ser suficiente para estar de media unos 7 meses ( dependiendo de las características particulares de cada paciente) sin los antiestéticos "lamparones" en blusas o camisas.. Recomendamos comenzar en el mes de abril.

 

El paciente notará una gran mejoría en su calidad de vida, ya que el exceso de sudoración puede causar un stress emocional que dificulta a menudo su vida social, laboral y personal, provocando un círculo vicioso ya que la necesidad de sentirse seco o la preocupación por los malos olores provoca aún más stress y por lo tanto, mayor sudoración.

 

Es muy importante que siempre te asegures que la clínica es de confianza, y los productos utilizados son de primera calidad.

 

En V-A Aesthetics el precio por sesión es de 550€

 

Ven a V-A Aesthetics y te asesoraremos de manera personalizada!

 

Recuerda que la primera consulta informativa con la Dra Bennie Peters, que es quien te realizará el procedimiento, es gratuita y sin compromiso!

 

Escribir comentario

Comentarios: 0